Un año de Papusza en Luca de Tena

Papusza es una poeta y feminista gitana nacida en Polonia en 1908. Pero Papusza es también, desde hace poco más de un año, una recoleta tienda de ropa y taller artesano en esa no plaza que es Luca de Tena. Y Papusza hoy es, sobre todo, Susana Vázquez, estilista, artesana y propietaria de este pequeño gran descubrimiento que hoy os revelamos, como un arcano, en nuestro post.

Arganzuela tiene estas cosas. Cuando y donde menos te lo esperas florece un tesoro. En abril de 2016 abrió sus puertas una combinación perfecta: la Plataforma Khetane (una asociación de varias entidades gitanas) y la tienda de moda femenina Papusza. No es casualidad ni el nombre (“yo soy gitana, feminista y rompedora de convenciones”, apunta Susana Vázquez, “entronca con mi identidad”), ni la fecha de inauguración (el 8 de abril es el Día Internacional del Pueblo Gitano), ni la combinación entre la ONG y la tienda.

Situada en el número 2 de Luca de Tena, Papusza (que significa ‘muñeca’) es una explosión de color y de tejidos importados de la India, pero también de Italia. Combinaciones cromáticas atrevidas algunas, más clásicas otras, pero siempre pensando “en la mujer de hoy. Tenemos ropa que te deja ser libre para ir a trabajar, cómoda y funcional. Y, sobre todo, sin que tenga que estar estipulada dentro de un marco concreto. La mezcla es esencial”, defiende Vázquez. Poco dada a las “tendencias” impuesta temporada tras temporada, Vázquez defiende en cambio la moda “como un modo de expresión y de reivindicación, especialmente para la mujer”.

Vinculada al mundo de la moda desde los 14 años, Vázquez ha regentado diversas tiendas de moda en Madrid a lo largo de los años. Pero quizás sea esta, aquí en Arganzuela, la más personal, la que aúna su pasión por los tejidos y colores orientales con un proyecto largamente anhelado: tener su propio taller con el que desarrollar toda su creatividad al servicio de los complementos.

Porque en Papusza también podemos encontrar deliciosas joyas, desde anillos hasta brazaletes pasando por pendientes, engarzados en tierras lejanas o moldeados en el pequeño taller que Vázquez ha montado en la trastienda. “Trabajo la arcilla polimérica, mezclada con otros materiales como el alambre, el cobre, el hilo”. Sus grandes y oscuros ojos brillan al hablar de su atelier: “El diseño y creación de complementos es una nueva página que se abre en mí dentro del mundo de la moda. Siempre la he tenido dentro, pero hasta ahora no he podido desarrollarla. Para mí es muy especial”.

Precisamente es esta faceta artesanal la que protagoniza el proyecto de Vázquez más inmediato. En unos meses, pondrá en marcha una tienda online en la que encontrar todas las creaciones, además de merchandising, que esta mujer valiente y con una visión muy clara de para qué sirve la moda en cada una de nosotras vaya haciendo realidad en su pequeño taller de Luca de Tena. Aquí, en Arganzuela.

 

Entradas relacionadas